domingo, 25 de diciembre de 2011

Son malos tiempos




Cuando los comentarios esclarecedores son críticas. Cuando no puedes abrir la boca porque se te va a malinterpretar siempre. Cuando te hacen sentir mal porque sí, y aun siguen creyendo que te va genial por tener una sólo facilidad más que los demás en un mar de problemas. Cuando la Navidad se convierte en una cena de jeringuillas y palabras sacadas de contexto. Cuando tú no puedes sentirte mal por las críticas, pero te hacen sentir una mierda. Cuando hacen que te sientas impotente al no poder dar una respuesta. Cuando hasta expresarte por un medio como éste [sí, como terapia de choque ante tanta mierda], es también criticable, pero no para los demás (los demás pueden escribir y sentirse felices, pero tú, tú no, tú lo estás haciendo mal). Cuando la madurez se mide por los silencios y por no poder decir lo que piensas sin criticar. Cuando un problema íntimo se convierte en la "comidilla" de gente que no puede olvidar después de tres meses.

Esto lo leerán personas que se darán por aludidas, algunas con buen tino, otras no tanto.

El caso es que estoy harta. El caso es que creo que no me merezco que se siga hablando de mí, y que por cualquier azar del destino tenga que enterarme por la persona menos indicada. El caso es que no tenéis ni idea, y que sí, yo no tengo a tanta gente cerca, y no la tengo porque lo he elegido yo, ¿tan difícil es de ententer? ¿Es tan difícil que quiera dar por terminada una relación que no me estaba aportando más que inseguridad entre pinceladas de cariño bien construídas?

Por que si no se me entiende, mejor que no me juzguen gratuitamente. De repente vivimos en un mundo que se mide por aguantar, aguantar y aguantar.

...y qué quieres que te diga, ya estoy cansada. Soy inmadura, porque me duele más de lo normal lo que piensen de mí, y se me acelera el corazón cuando pienso en encontrarme con esas personas cuando le dé la vuelta a una esquina. Porque me minan el alma con una palabra, un mensaje, una mirada, un comentario escuchado de otra boca.

De verdad...¿no puedo ser sensible sin que se me tache de mártir?


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mágnifica querida Elisabet, me has hecho llorar, sin palabras estoy (aunque ya no es novedad, me sueles dejar sin palabras de la emoción). Te quiere tu Amandarina!! xx

Sonia A. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sonia A. dijo...

Cuánta razón escrita en esta entrada... Cuánta!
Espero que te sientas mejor y si dicen pues que digan. Eres libre! Tu blog está para poner y decir lo que quieras, para expresarte, contar tus emociones, hacer reir, llorar... Sentir en general. Un beso fuerte!
Este blog es precioso, es todo un sentimiento :)
(El anterior comentario borrado era mío, es que me había confundido en algunas palabras ;P)

Elisabet dijo...

Qué grata sorpresa me he llevado leyéndote por aquí Sonia querida! Me quedo con "Tu blog es todo un sentimiento".
Gracias por acercarte a mis pensamientos hermosa, se bienvenida :)