sábado, 6 de agosto de 2011

Indie-verano, indie-pendiente, indie-scutible, indie-TODO

Hay muchas, muchas cosas que han cambiado desde la última vez que escribí. Por ejemplo...que me levanto muy tarde por las mañanas y que eso ya no me gusta, que el verano en vez de unir desune en gran medida, y que  la playa es inalcanzable. Que si no tienes dinero no tienes tanta felicidad, y que los conciertos indie proliferan allá donde tú no estás.
Pero es un buen verano para escuchar nueva (y buena) música, leer siempre que las pestañas no intenten cerrar el chiringuito, y por supuesto para ver cine, cine, y más cine.

Y, no quería tener que empezar, pero ya vienen las pesadillas pre-vuelta al cole. Sí, sí. Ya vienen. Sueño con novatadas, con qué me pondré cada día -y eso que esto a mí me da un poco igual-, con profesores de mirada inquisitiva, con ex de todo tipo -amistosos o amorosos-(y esto tiene su razón de ser), con exámenes y con ir desnuda y sin libros (aunque esto ya va dentro del segundo punto).  

Ahora estoy en la fase de fotógrafa frustrada -otra vez por el dinero-, aunque esto no es nuevo. Muérome cuando veo esa sala de revelado de la fcom de la que espero se me de un pase VIP, o en la videoteca de la misma. Sí, ya tengo ganas, pese a las pesadillas oníricas y a las no tan oníricas. Ya me comeré mis palabras.

2 comentarios:

Marina Teba Sánchez dijo...

Creo que este es mi Indie-summer, porque me encanta el concepto. La idea.
No obstante, estoy descubriendo que mucha mierda se camufla en el término indie. A modo gafa-pastas. Oh, sí, hacemos este sonido porque somos indies.

Elisabet dijo...

Como todo, yo creo que el término es cada vez menos "indie", es decir, del independentismo se ha ido pasando a la soberbia y a la fantochada...Todo tiempo pasado fue mejor.